Accidentes Náuticos

Abogado de Miami

La legislación de la Florida considera que todas las embarcaciones son potencialmente peligrosas. Un operador de una embarcación deberá ejercer el máximo nivel de cuidado para prevenir lesiones a los demás. La responsabilidad por la operación negligente o imprudente de una embarcación se limita al operador de dicha embarcación y no se impone sobre el propietario, salvo que el propietario sea el operador o esté presente en el barco cuando se produce una lesión o daño como resultado de la operación negligente o imprudente del barco.

El operador de una embarcación tiene el deber de operar la embarcación de manera razonable y prudente, tomando en consideración el tránsito y acatando las restricciones de velocidad, estela y todas las demás circunstancias que demanden su atención.

El Sur de la Florida es la capital náutica del mundo y sede de hermosas playas y canales que dan auge a un número cada vez mayor de accidentes náuticos.

¿Cómo puede ayudarle un abogado de accidentes náuticos de Miami?

En el caso de un accidente, se espera que el operador de la embarcación brinde ayuda en la medida de lo posible y necesario para salvar a la persona lesionada o minimizar el peligro causado por el accidente, también dar su nombre, domicilio e identificación del barco por escrito a las personas que resulten lesionadas y al propietario de cualquier bien que haya sufrido daños.

Conforme a la legislación de la Florida, en el caso de un accidente que produzca lesiones personales que requieran atención médica que exceda de los primeros auxilios, la muerte o la desaparición de una persona de abordo bajo circunstancias que indican la posibilidad de muerte o lesión, daños a un barco u otro bien por un monto conjunto aparente de $2,000 como mínimo, el operador deberá, sin demora alguna y por el medio más rápido posible, notificar el accidente a uno de los siguientes organismos: la División de Seguridad de la Comisión de Conservación de la Vida Silvestre y la Pesca o el alguacil del condado en el que ocurrió el accidente. Existen otros requisitos de notificación. La falta de notificación del accidente de parte del operador constituirá un delito. En el caso de un accidente que involucre lesiones personales, la falta de notificación constituirá un delito grave de tercer grado. Si el accidente involucra daños a la propiedad, la falta de notificación constituirá un delito menor de segundo grado.

Operar una embarcación de manera imprudente constituye un delito menor de primer grado.

 

Desafortunadamente, muchas veces los accidentes náuticos producen lesiones catastróficas y en algunas instancias la muerte por negligencia de una víctima inocente.

Qué se debe hacer después de un accidente náutico:

Tomar fotografías de todas las embarcaciones involucradas

Denunciar el accidente a la policía

Tomar fotografías de todas las lesiones visibles

No hablar con nadie, excepto con su abogado

Obtener el nombre y número de teléfono de todos los testigos

Obtener atención médica inmediatamente

El Bufete de Perez-Gurri se ocupará de todos los aspectos de su caso, como la presentación de la demanda ante las compañías de seguros correspondientes, la administración del cobro y pago de facturas por servicios médicos y la reparación de su embarcación.

Usted podrá tener derecho a recibir el pago de lo siguiente, entre otros:

- Facturas por servicios médicos

- Lucro cesante

- Servicios perdidos

 

- Pérdida de la capacidad de generar ingresos

 

- Daños morales y físicos

 

- Daños morales y emocionales

- Daños a la propiedad